SOY NIÑO/NIÑA Y ESTOS SON MIS DERECHOS…

  • Tengo dereIMG_2239cho a que me respeten, no importa cuál sea mi religión, color de piel, condición física o el lugar donde vivo.
  • Tengo derecho a recibir un nombre y apellidos que me distingan de los demás niños y niñas.
  • Tengo derecho a vivir en familia, que me cuide, me alimente, pero por sobre todo que me quiera.
  • Tengo derecho a recibir educación y tener las cosas que requiero para estudiar.
  • Tengo derecho a descansar, juegar y divertirme en un ambiente sano y feliz.
  • Tengo derecho a recibir atención médica y que se me cuide cuando me enferme.
  • Tengo derecho a decir lo que pienso y lo que siento.
  • Tengo derecho a reunirme o formar grupos con otros niños y niñas, para conversar, expresarnos o simplemente pasarlo bien.
  • Tengo derecho a ser protegido. Nadie debe maltratar mi cuerpo, herir mis sentimientos, tocar mis partes íntimas o pedir que se las toque a otras personas.
  • Tengo derecho a no ser explotado en trabajos que me dañen o impidan que crezca como los demás niños o niñas. Tampoco se me debe utilizar para cometer delitos.

 

CONVENCIÓN INTERNACIONAL SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO

 

Oficina de Protección de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes
Dirección de Desarrollo Comunitario
Municipalidad de San Antonio

OFICINA DE PROTECCIÓN DE DERECHOS DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES OPD SAN ANTONIO

opd La Oficina de Protección de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes realiza acciones orientadas a otorgar protección integral a niños, niñas y adolescentes en el marco del respeto de sus derechos.

¿Qué son las competencias parentales?

Es una forma de referirse a las capacidades prácticas que tienen los hombres y mujeres para cuidar, proteger y educar a sus niños, asegurándoles un desarrollo suficientemente sano. Hace referencia al conjunto de capacidades cuyo origen está determinado por factores biológicos y hereditarios. Son modulados por las experiencias vitales, afectados por la cultura y los contextos sociales.

¿Cuáles son estas capacidades prácticas?

 Capacidad de apego: Será entendido como vínculo que se establece entre el niño y sus cuidadores ya sean su padre o madre como otros adultos. En este lazo participan los recursos emotivos, cognitivos y conductuales de estos adultos.

 La empatía: Capacidad para ponerse en el lugar del otro, en este caso, sintonizar con el mundo interno de sus hijos para responder adecuadamente a sus necesidades.

 Los modelos de crianza: Saber responder a las demandas de cuidados de un hijo o una hija, así como protegerle y educarle.

La capacidad de participar en redes sociales y de utilizar recursos comunitarios: Capacidad de pedir, aportar y recibir ayuda de sus redes familiares y sociales, incluyendo las redes institucionales y profesionales que tienen como mandato promover la salud y el bienestar infantil.

Las habilidades parentales: Capacidad de los adultos, que les permite dar una respuesta adecuada y pertinente a las necesidades de sus hijos de una forma singular, de acuerdo a sus fases del desarrollo. Se basa en experiencia de vida en un contexto social adecuado.

¿Qué es la parentalidad resiliente?

Parentalidad resiliente es la capacidad de los adultos responsables para asegurar no sólo los cuidados necesarios a sus niños, sino que ayudarles a hacer frente a los sucesos dolorosos que les toca vivir, capaces de apoyar afectivamente a sus hijos, transmitiéndoles que los sucesos de la vida son parte de un proceso continuo donde existen perturbaciones y consolidaciones.

Entre las características de estos padres y madres competentes y resilientes, se encuentran:

  • Una opción prioritaria para estar presentes con afectividad y autoridad en los cuidados y educación de sus niños, así como flexibilidad, capacidad para enfrentar y resolver problemas , las habilidades de comunicación y las destrezas para participar en redes sociales de apoyo.
  • Promover y participar de procesos educativos que potencien el respeto de los derechos de todas las personas, especialmente de la infancia, así como el respeto por la naturaleza.
  • Promover la participación de los niños, niñas y jóvenes en actividades que por su contenido valórico y espiritual les permitan acceder a una visión trascendente de lo humano, así como un compromiso social, religioso o político altruistas para lograr sociedades más justas, solidarias y sin violencia.
  • Favorecer las experiencias que promuevan la alegría y el humor.
  • Favorecer el desarrollo de la creatividad y el arte.

 Los niños se desarrollan mejor cuando sus padres:

  • Son cariñosos y les brindan apoyo
  • Pasan con ellos tiempo de calidad
  • Tratan de comprender sus experiencias y su comportamiento
  • Les explican las reglas que se espera deben respetar
  • Elogian su buen comportamiento
  • Ante su mal comportamiento reaccionan con una explicación.
Oficina de Protección de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes
Dirección de Desarrollo Comunitario
Municipalidad de San Antonio

GUÍA EDUCATIVA PREVENCIÓN DEL ABUSO SEXUAL A NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES

Cuando un niño o niña le comente haber sido víctima de abuso sexual, créale. No lo trate de mentiroso/a, fantasioso/a, enfermo/a. Créale.

opd

¿Qué es el Abuso Sexual?

El abuso sexual infantil es el contacto o interacción entre un niño o niña y un adulto, en el que es utilizado/a para satisfacer sexualmente a un adulto.

Puedes ser actos cometidos con niños/as del mismo sexo o de diferente sexo del agresor.

Tipos de Abuso Sexual

  • Abuso Sexual Propio: es una acción que tiene un sentido sexual, pero que no es una relación sexual. Generalmente consiste en tocaciones del agresor/a hacia el niño o niña, o de éstos al agresor/a inducidos por el mismo/a.
  • Abuso Sexual Impropio: es la exposición a niños y niñas a hechos de connotación sexual, como:
  • Exhibición de genitales
  • Realización del acto sexual
  • Masturbación
  • Sexualización verbal
  • Exposición a la pornografía
  • Grooming o acoso sexual vía Internet.
  • Violación: Consiste en la introducción del órgano sexual masculino en la boca o genital de una niña o niño menor de 14 años. También es violación si la víctima es mayor de 14 años y el agresor hace uso de la fuerza, intimidación, se aprovecha de que se encuentra privada de sentido o es incapaz de oponer resistencia.
  • Estupro: Es la introducción del órgano sexual masculino en la boca o genital de una persona mayor de 14 años, pero menor de 18; cuando la víctima tiene una discapacidad mental, aunque sea transitoria y que no sea constitutiva de enajenación o trastorno mental.

También existe estupro si se realiza aprovechándose de una relación de dependencia entre la víctima y el agresor/a, ya sea de carácter laboral, educacional o de cuidado; o bien si la engaña, abusando de la inexperiencia, ignorancia o desamparo de la víctima.

Perfil del Abusador Sexual

  • Si bien puede que no tenga el aspecto de un delincuente, lo es.
  • No es necesariamente una persona “enferma” que pueda tener discapacidad física y/o mental o que sea drogadicto o alcohólico.
  • Puede ser una persona muy respetada y admirada por la familia, comunidad, escuela, congregación religiosa.
  • Puede ser hombre, mujer, adulto o adolescente.
  • Por lo general, es una persona del entorno familiar o de confianza de niño/a.

Algunos Indicadores Físicos

  • Dolor o molestias en el área genital.
  • Infecciones urinarias frecuentes.
  • Cuerpos extraños en ano y vagina.
  • Retroceso en el proceso de control de esfínter, es decir, se orinan (enuresis) y/o defecan (encopresis).
  • Comportamiento sexual inapropiado para su edad, tales como masturbación compulsiva, promiscuidad sexual, exacerbación de conductas de carácter sexual.
  • Se visten con varias capas de ropa o se acuestan vestidos.

Algunos Indicadores Emocionales, Psicológicos y Conductuales.

  • El relato del niño/a, aunque sea incompleto, en todos los casos es una señal.
  • Cambios en el rendimiento escolar.
  • Dificultad en establecer límites relacionales tales como desconfianza o excesiva confianza.
  • Huidas del hogar.
  • Retroceso del lenguaje.
  • Trastornos del sueño.
  • Desórdenes en la alimentación.
  • Hiperactividad.
  • Autoestima disminuida.
  • Trastornos somáticos (dolor de cabeza y/o abdominal, desmayos).
  • Ansiedad, inestabilidad emocional.
  • Sentimientos de culpa.
  • Agresión.
  • Intentos de suicidio o ideas suicidas.

Recuerda Que:

  • Denunciar es una responsabilidad ética y social.
  • Es necesario acompañar y contener permanentemente a las víctimas.
  • El niño, la niña o el adolescente no son culpables de lo ocurrido.
  • Evite que el supuesto agresor tome contacto con el niño/a ya, que intentará seducirlo.

¿Dónde Puedo Denunciar?

En comisarías de su comuna, Policía de Investigaciones, Servicio Médico Legal y Fiscalía.

149 Fono Familia de Carabineros de Chile:

Entrega información y orientación sobre casos de maltrato y abusos sexuales, entre otros temas. Funciona las 24 horas del día.

147 Fono Niños de Carabineros de Chile

Atiende llamados de niños, niñas y adolescentes que se sientan amenazados o vulnerados, especialmente frente a situaciones de maltrato y abuso sexual.

800-730-800 Servicio Nacional de Menores:

Reciben consultas sobre maltrato infantil y abuso sexual. La línea funciona de lunes a viernes de 09:00 a 17:30 horas. Después las llamadas son derivadas a la Policía de Investigaciones.

800-220-040 Programa de Violencia Intrafamiliar y de Maltrato Infantil, de la Corporación de Asistencia Judicial:

Reciben denuncias y consultas sobre maltrato infantil y violencia intrafamiliar. Se entrega información, derivando el caso a la institución que corresponde, y aconsejando a quienes llaman muy alterados o afectados. Funciona de lunes a viernes de 09:00 a 14:00 y de 15:00 a 18:00 horas.

632-5747 Centro de Víctimas de la Corporación de Asistencia Judicial:

Se puede consultar sobre asesoría legal para casos de delitos violentos, que generen lesiones graves y gravísimas, que tengan causas en las fiscalías (violación, parricidio y explotación sexual de niños y niñas), entre otros. El horario de atención es de lunes a viernes de 09:00 a 18:00 horas.

Oficina de Protección de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes
(OPD San Antonio)
Dirección de Desarrollo Comunitario (DIDECO)
Municipalidad de San Antonio
SENAME
Ministerio de Justicia

Oficina de Protección de Derechos de niños, niñas y Adolescentes (OPD San Antonio)

La Oficina de Protección de Derechos realiza acciones orientadas a otorgar protección integral a niños, niñas y adolescentes en el marco del respeto de sus derechos.

¿Qué son las competencias parentales?

Es una forma de referirse a las capacidades prácticas que tienen los hombres y las mujeres para cuidar, proteger y educar a sus niños, asegurándoles un desarrollo suficientemente sano. Hace referencia al conjunto de capacidades cuyo origen está determinado por factores biológicos y hereditarios. Son modulados por las experiencias vitales, afectados por la cultura y los contextos sociales.

¿Cuáles son las capacidades prácticas?

– Capacidad de apego: Será entendido como vínculo que se establece entre el niño y sus cuidadores ya sean su padre o madre como otros adultos. En este lazo participan los recursos emotivos, cognitivos y conductuales de estos adultos.

– La empatía: Capacidad para ponerse en el lugar del otro, en este caso, sintonizar con el mundo interno de sus hijos para responder adecuadamente a sus necesidades.

– Los modelos de crianza: Saber responder a las demandas de cuidados de un hijo o una hija, así como protegerle y educarle.

– La capacidad de participar en redes sociales y de utilizar los recursos comunitarios: Capacidad de pedir, aportar y recibir ayuda de sus redes familiares y sociales, incluyendo las redes institucionales y profesionales que tienen como mandato promover la salud y el bienestar infantil.

– Las habilidades Parentales: Capacidad de los adultos, que les permite dar una respuesta adecuada y pertinente a las necesidades de sus hijos de una forma singular, de acuerdo a sus fases del desarrollo. Se basa en experiencia de vida en un contexto social adecuado.

¿Qué es la Parentalidad Resiliente?

Parentalidad resiliente es la capacidad de los adultos responsables para asegurar no sólo los cuidados necesarios a sus niños, sino que ayudarles a hacer frente a los sucesos dolorosos que les toca vivir, capaces de apoyar afectivamente a sus hijos, transmitiéndoles que los sucesos de la vida son parte de un proceso continuo donde existen perturbaciones y consolidaciones.

Entre las características de estos padres y madres competentes y resilientes, se encuentran:

– Una opción prioritaria para estar presentes con afectividad y autoridad en los cuidados y educación de sus niños, así como flexibilidad